Twitter, cómo funciona y cómo empezar a usarlo

Con seis años recién cumplidos, Twitter ya concentra más de 500 millones de perfiles registrados —según datos de The Telegraph de finales del pasado mes de febrero—, de los cuales unos 140 millones pertenecen a usuarios activos —según reconocen fuentes de la propia compañía que administra este servicio—. Se estima que cada día se cruzan hasta 340 millones de tweets, o entradas, lo cual marca la excelente salud de un entorno que genera tantos halagos entre sus usuarios más activos como señales de escepticismo entre quienes siguen preguntándose cuándo quedará patente un modelo de negocio claro en Twitter.

Si acabas de abrirte una cuenta de Twitter, o si estás pensando en hacerlo, quizás te interese conocer en qué consiste exactamente este servicio, así como el funcionamiento y las peculiaridades que encierra esta comunidad de usuarios en la que se intercambian información, opiniones, fotografías, vídeos y casi cualquier otra fórmula de interacción interpersonal a través de Internet.

¿Qué es exactamente Twitter?

El concepto que entraña Twitter linda entre la red social y el servicio de microblogging. Vayamos por partes. Por un lado, es inevitablemente una red social, en la que puedes relacionarte con otros usuarios, ya sea por intereses, afición o, simple y llanamente, porque tus amigos también usan Twitter. Pero, por otro lado, el mensaje está intensamente sometido por el canal, al modo que lo habría dicho Marshall McLuhan. Y es que en Twitter dispones de un espacio de sólo 140 caracteres para construir tu aportación.

No obstante, a pesar de lo que pueda parecer, 140 caracteres pueden dar para mucho, y más cuando conozcas todo el abanico de soluciones que te permiten ahorrar espacio usando el lenguaje propio de este servicio. Es precisamente ese aspecto tan único que procede del condicionamiento de mensajes que se pueden compartir en Twitter lo que ha generado un tipo de lenguaje y escritura que le ha valido ese apelativo de microblog, como si fuera una bitácora que apenas pueda contener una frase larga por cada entrada.

¿Twitter es como Facebook?

Radicalmente, no. Mientras la red social creada por Mark Zuckerberg pretende ser un ecosistema en el que el usuario crea vínculos en los que se requiere de la aceptación por ambas partes —excepto en el caso del reciente sistema de suscripciones, de clara inspiración twittera—, en Twitter la filosofía es otra. En el caso del sistema del pajarito azul, no es necesario que los distintos usuarios que participan en Twitter se sigan los unos a los otros para poder conocer los contenidos que actualiza cada uno. Dicho de otro modo, en cuanto te abres una cuenta y empiezas a tuitear, todo lo que escribas podrá ser advertido por cualquier otro usuario que decida seguirte, independientemente de que tú sigas a ese usuario. Incluso, quienes no estén registrados en Twitter podrán estar al tanto de tu actividad en esta red social, siempre y cuando conozcan tu nombre de usuario. No obstante, como veremos más adelante, hay formas de evitar ser el centro de atención de curiosos no deseados.

¿Qué hace falta para abrirse una cuenta de Twitter?

Sólo dos cosas: ganas de explorar este servicio, y una cuenta válida de correo electrónico. Para registrarnos, se nos requerirá un nombre completo, un email y una contraseña. El nombre no tiene porqué ser real, y de hecho puedes llegar a cambiarlo en cualquier momento.

¿Mi nombre de usuario debe coincidir con mi nombre?

Por supuesto que no. El nombre de usuario en Twitter será lo que te identifique en un primer momento ante el resto de suscriptores de esta red social. Una vez que empieces a funcionar con él, verás que todas las comunicaciones que realices comenzarán con el caracter arroba seguido inmediatamente de tu apodo. Más adelante veremos las distintas fórmulas que se siguen para poder interactuar con el resto de usuarios.

¿Cómo empiezo a usar Twitter?

En cuanto te hayas registrado, ya habrás comenzado tu trayectoria como twittero. De hecho, en el siguiente paso el propio sistema te recomendará algunos usuarios que, por distintas razones, gozan de una especial popularidad a cuenta del número de seguidores que reciben las actualizaciones de estado que realizan a tiempo real. Comprobarás que además puedes buscar en función de temáticas e intereses muy determinados, de modo que estés al tanto de todo lo que digan celebridades de distintos ámbitos o usuarios de referencia en esta red social desde el primer momento.

Tras esto, nos topamos, ahora sí, con Twitter. Distinguimos tres partes: una barra superior, unacolumna a la izquierda y otra columna a la derecha, bastante más ancha que la anterior. La barra superior da acceso a varios apartados de la gestión de Twitter:

  • Inicio: es la pantalla principal de nuestra actividad en Twitter. Nos ofrece una vista tanto denuestras intervenciones como de las actualizaciones de los contactos a los que estamos siguiendo.
  • Conecta: en esta sección se discriminan los contenidos de la pantalla anterior, y aparecen exclusivamente los tweets, o entradas, en los que hemos participado o hemos sido aludidos de alguna forma.
  • Descubre: aquí podremos comprobar de un rápido vistazo algunos de los temas más candentes en Twitter en cada momento, así como las reacciones de algunos usuarios al respecto de esos asuntos. Muchos de estos temas de relevancia podrán aparecer reflejados con su correspondientehashtag —una palabra que resuma el tema que se trata, precedida de un signo de almohadilla o #— o sencillamente reflejarse indexados por el motor de búsqueda de Twitter.
  • Más seguidores: es una herramienta con la que conseguir ampliar nuestra cartera de followers, o seguidores.
  • Búsqueda: desde este cuadro podremos localizar a otros usuarios, así como palabras clave o determinados trending topics —los temas de interés de los que más se habla en Twitter en cada momento—.
  • Usuario: seguidamente, localizamos la sección donde se encuentra la gestión de la información privada. Además de poder editar opciones configurables de nuestra cuenta, tenemos un acceso a los Mensajes Directos, o Direct Messages, que son el canal con el que podemos comunicarnos con nuestros seguidores de forma privada sin que nadie más pueda advertir en contenido de los mensajes. Más adelante veremos algunos puntos interesantes a tener en cuenta en la configuración de nuestra cuenta.
  • Publicar un nuevo tweet: aquí está la gracia de Twitter. Desde aquí podremos actualizar contenidos en nuestra línea de tiempo, o Timeline. Recuerda que cada caracter cuenta, así que las menciones a otros usuarios, enlaces o hashtags sacrificarán espacio efectivo. No obstante, en el caso de los enlaces, veremos que el propio sistema emplea acortadores de dirección que nos vendrán muy bien para ahorrar espacio en cada tweet. Lo mismo ocurrirá cuando compartamos fotos, dando la opción, además, de incluir nuestra localización geográfica.

Hemos dicho que hay tres zonas bien diferenciadas en la interfaz principal de Twitter. Una ya ha quedado descrita. Las otras dos son más sencillas. Por un lado, tenemos la columna de la derecha, en la que, como hemos apuntado, veremos la actividad que se desarrolla entre los usuarios a los que seguimos y nosotros. En el margen derecho de cada entrada, o tweet, veremos varios comandos, que nos permitirán llevar a cabo varias acciones: responder al usuario empleando el contenido que haya aportado como referencia; retwittear ese mismo contenido, con lo que podríamos hacer partícipes de esa entrada al resto de nuestros seguidores; marcarlo como favorito, que viene a ser una forma deaplaudir al usuario responsable de ese tweet —aunque en la práctica también se emplea para llevar un registro de entradas que nos resultan interesantes o que queremos revisar en otro momento—; y por último, podemos abrir dicho tweet, mostrando el número y tipo de interacciones que ha recibido, así como los datos de cuándo se compartió dicha entrada.

Por último, en la columna izquierda se muestra una serie de accesos rápidos a algunas de las zonas ya descritas, diferenciadas en este caso en cuatro bloques diferenciados:

  • En primer lugar, podemos ver cuántos tweets hemos compartido con el resto de la comunidad, ya sean de producción propia, mediante retweets o como parte de conversaciones con otros usuarios. También se informa acerca del número de seguidores o followers que tenemos, así como el número de tuiteros a los que estamos siguiendo. En el mismo bloque hay un cuadro de acceso para poder escribir nuevas entradas.
  • A continuación, el sistema sugiere una serie de cuentas de Twitter a las que podríamos seguir. En este cuadro se incluyen una serie de comandos para actualizar la lista y, de este modo, descubrir si se nos ha escapado algún usuario interesante al que sumarle un nuevo seguidor.
  • Seguimos y vemos cómo Twitter nos informa de cuáles son las tendencias o trending topicsdel momento. Clickando sobre cada uno de los temas propuestos podríamos echar un vistazo a las reacciones del resto de usuarios de la comunidad de Twitter, decidiendo observar o participar en esas cuestiones.
  • Por último, en el cuadro de créditos de Twitter podremos advertir información que podría ser de nuestro interés, como el acceso al blog oficial de la empresa, así como a los datos relativos a las aplicaciones oficiales de la red social para las distintas plataformas móviles que hay en el mercado.

Entonces, ¿lo que escribo puede verlo todo el mundo?

Según la configuración inicial, así es. Para evitarlo, tendremos que bloquear nuestra cuenta. Para hacerlo, dirígete al acceso de Usuario, en la barra superior, y pulsa en configuración. Verás que accedes a un panel de administración con varias secciones que distinguirás en una columna lateral a la izquierda —donde verás los apartados “cuenta”, “contraseña”, “móvil”, “notificaciones” y otros—. Quédate en la sección “cuenta”. En la interfaz principal —columna derecha— habrá varias opciones editables. Busca la que dice “proteger mis tweets”. Tal y como dice la descripción de ese apartado, marcando esa casilla, sólo los usuarios que tú autorices podrán ver tus entradas, de modo que no serán accesibles a toda persona que acceda a tu perfil desde Internet.

Ya he empezado a usar Twitter, pero recibo demasiadas notificaciones en mi bandeja de correo electrónico. ¿Cómo puedo evitarlo?

Seguimos en el apartado de configuración. Ahora, tocará ir a la sección “notificaciones”. Verás que aparecen marcadas por defecto todas las posibles situaciones en las que Twitter te remitirá un email informándote de novedades en tu cuenta en este servicio. En función del tipo de notificaciones que quieras que dejen de colmar tu bandeja de entrada, podrás decidir cuáles mantienes y cuales eliminas. El proceso, claro está, es reversible.

No entiendo la mayoría de los mensajes de la gente a la que sigo. ¿Qué significan todas esas siglas?

En su momento, ya te contamos en tuexperto.com el significado de la mayoría de las siglas y comandos que se emplean en Twitter. No obstante, si acabas de estrenarte con esta red social, te hacemos un rápido repaso de las más habituales:

  • RT: significa retweet, y como hemos mencionado ya, es un comando que implica que estamos compartiendo un tweet de otro usuario.
  • @: es el inicio de cualquier usuario en las menciones públicas. Si iniciamos una entrada con una arroba inmediatamente seguida del apodo de un usuario, esa entrada sólo será visible por aquella persona a quien nos estamos refiriendo, así como todos los demás usuarios que nos estén siguiendo a ambos. En el caso de que visite cualquier persona —registrada o no en Twitter— nuestro perfil desbloqueado en la red social desde la web, también podrá ver esa entrada. Para que el resto de usuarios que nos sigan puedan ver el mensaje aunque no sigan al tuitero al que aludimos, tendríamos que usar un caracter que rompa la secuencia. En la práctica, es habitualempezar el tweet con un punto, seguido de la arroba, el nombre del usuario y el mensaje en cuestión.
  • DM: son las siglas de Direct Message, o mensaje directo. Es un tipo de comunicación decarácter privado. En este caso, sólo el emisor y el receptor del tweet pueden ver el mensaje. Para que podamos enviarle un mensaje directo a un usuario, éste debe seguirnos a nosotros necesariamente, pero no tiene porqué darse la misma situación en sentido contrario. La estructura de un DM es “D Usuario Mensaje”, respetando los espacios en blanco.
  • #: incluyendo la almohadilla al principio de una palabra o una secuencia de palabras sin espacioscreamos un hashtag. Los hashtags tienen como función, tal y como ya hemos señalado, generar puntos en común de charla, de modo que empleando este comando podremos acceder a lo que en otro tiempo se hubiese considerado una sala de chat, teniendo la oportunidad de saber qué aportaciones hacen otros usuarios a la cuestión.

A grandes rasgos, esto es Twitter y así es como funciona. Como consejos finales, es interesante quecompletes la ficha de tu perfil de forma que de un vistazo cualquier usuario pueda identificarte. Esto es, que incluyas una foto de perfil apropiada, así como una descripción que se ajuste a la imagen que quieres proyectar como tuitero —hay que detalla su personalidad, otros optan por compartir frases ingeniosas y los hay incluso que reducen su currículo a 140 caracteres.

via www.tuexperto.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s