Los peligros de una mala planificación en la estrategia de marketing

Todos hemos oído decir que para que una empresa, sea del tamaño que sea, tenga éxito en Social Media, es necesario que esté respaldada por una buena estrategia.

Es imprescindible que, antes de sumergirnos de lleno en el mundo dospuntocero, evaluemos las posibilidades que tenemos, y que, antes de nada, establezcamos unos objetivos a conseguir con el uso de estos nuevos canales.

Además, parte de la estrategia debe ser estudiar a nuestra competencia, saber qué producto es el que venden, sus fortalezas, sus debilidades, sus amenazas y sus oportunidades. Es preceptivo conocer bien la marca a la que vamos a representar y para la que vamos a desarrollar la estrategia, pero, hay algo peor que empezar a trabajar con el Social Media sin crear una estrategia, desarrollar una mala estrategia o ejecutarla mal.

Nuestra estrategia debe plantear una serie de aspectos, como por ejemplo, los objetivos de los que hablábamos antes, y, hay veces en los que no nos marcamos unos objetivos realistas, lo que puede provocar que nuestra estrategia no tenga la efectividad que deseamos.

Si la estrategia que planteamos no es adecuada, lo más seguro es que haga que no tengamos éxito, pero, puede pasar algo peor, que se reviertan sus efectos explotándonos en la cara.

Un ejemplo: Rachel Brown es la dueña de una panadería pequeña inglesa que quiso mejorar y obtener beneficios, por lo que pensó que sería buena idea crear un cupón en el portal Groupon para vender más. Vendió más, sí, pero a un coste que no había previsto. Debido a la oferta que lanzó, se vio obligada a contratar a más personal y, por tanto, a gastar un dinero que no tenía, para poder atender las ofertas.

Esto demuestra que debemos planear bien cuáles serán las acciones que vamos a realizar, pensando, está claro, que deben ser acciones que podamos abarcar y que no se nos vayan de las manos, como el caso de Rachel Brown. Hay veces que la estrategia no es la adecuada, y, por lo tanto, no obtenemos los resultados deseados, en este caso, el éxito desbordó a una pequeña empresaria.

Lo fundamental para nosotros es plantear una estrategia, como decimos, realista, que podamos realizar bien y de la que podamos tener el control siempre. Es necesario plantear en qué canales vamos a llevarla a cabo y de qué manera, así como  al público al que nos vamos a dirigir. A lo mejor, si la señora Brown hubiese restringido su oferta a un público local, hubiese obtenido beneficios y no pérdidas, como fue su caso.

Es por eso que es fundamental segmentar bien el público y localizar adecuadamente nuestro target, nuestro público objetivo.

by Inma Jiménez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s